EVENTOS <h2>QUE FUNCIONA (Y QUÉ NO) EN LAS ESTRATEGIAS PARA REDUCIR LA INSEGURIDAD</h2>

EVENTOS

QUE FUNCIONA (Y QUÉ NO) EN LAS ESTRATEGIAS PARA REDUCIR LA INSEGURIDAD

  • 5
  • noviembre 5, 2015

EVENTO DESTACADO

CICLO DE DIÁLOGO 2015

       

Seguí la conversación online usando #FuncionaContraDelito y siguiendo @dialogoAR

Desde hace años la principal preocupación de los argentinos es la inseguridad. A pesar de las soluciones practicadas hasta la fecha, el reclamo social se mantiene. La situación es similar en América Latina. Nuestra región cuenta con economías más fuertes e integradas, menos pobreza, democracias más consolidadas, así como Estados que han asumido mayores responsabilidades en la protección social. Pero, el flanco débil de la región es la violencia, el crimen y la inseguridad.

América Latina es la región más violenta del mundo. Mientras que en la mayoría de las regiones del mundo los homicidios bajaron o se estabilizaron, entre 2000 y 2010 la tasa de homicidios en América Latina creció 11%. En una década han muerto más de 1 millón de personas en América Latina y el Caribe por causa de la violencia criminal.

Por el contrario, en las últimas tres décadas el delito en los EEUU ha descendido de manera dramática. El Informe presentado por  Lauren-Brooke Eisen titulado ¿Qué causó el descenso del delito? (What Caused the Crime Decline?) aporta evidencia innovadora que indica que las políticas de encarcelamiento masivo no fueron las causas de dicho fenómeno sino otros componentes como el uso de software especializado para la gestión policial u otros factores sociales, económicos y ambientales (crecimiento del ingreso, el envejecimiento de la población, etc.).

El Informe concluye con tres hallazgos principales sobre las causas del descenso del delito en los EEUU en las últimas tres décadas (1990/2013):

  1. El incremento del encarcelamiento a partir de los niveles actuales es insignificante para el control del delito: la efectividad del encarcelamiento ha estado disminuyendo como una táctica para el control del delito desde antes de 1980. Desde el año 2000, el efecto de un mayor encarcelamiento sobre la tasa de criminalidad, en otras palabras, de aumentar la población carcelaria, ha sido esencialmente cero. El aumento del encarcelamiento representó aproximadamente el 6% de la reducción de los delitos contra la propiedad en la década del 90 (esto podría variar estadísticamente de 0 a 12%) y representó menos del 1% de la disminución en delitos de propiedad en este siglo (2000/2013). El aumento del encarcelamiento ha tenido poco efecto en la caída de los delitos violentos en los últimos 24 años. De hecho, grandes estados como California, Michigan, Nueva Jersey, Nueva York y Texas han reducido sus poblaciones carcelarias mientras que el delito no ha dejado de declinar.
  2. El enfoque de la gestión policial que ayuda a la policía a reunir datos para identificar patrones y objetivos de los delitos, una técnica llamada CompStat, desempeñó un rol en reducir la delincuencia en las ciudades: en base a un análisis de las 50 ciudades más pobladas, el Informe considera que programas del estilo de  CompStat fueron responsables de una disminución de entre el 5 al 15% en la delincuencia en las ciudades donde se aplicó. Asimismo, el aumento en el número de agentes de policía también jugó un papel en la reducción del delito.
  3. Existen ciertos factores sociales, económicos y ambientales que también desempeñaron un papel en la caída del delito: según el análisis empírico del Informe, el envejecimiento de la población, el aumento de los ingresos y el menor consumo de alcohol impactaron en el descenso. El análisis de investigaciones anteriores indica que la inflación y la confianza de los consumidores también parecen haber contribuido a la reducción del delito.

Así, en lugar de recomendar políticas de endurecimiento penal, los hallazgos del estudio sugieren otras estrategias menos costosas financiera y socialmente para mejorar la seguridad pública, como mejorar las oportunidades económicas de algunos grupos, modernizar las prácticas sociales y expandir los programas de rehabilitación.

El informe concluye que, considerando los inmensos costos sociales, fiscales y económicos del encarcelamiento, sería más efectiva una mayor inversión en programas que mejoren las oportunidades económicas, modernizar las prácticas policiales, y ampliar los programas de tratamiento y rehabilitación.

Por su parte, Marcelo Bergman, director del Centro de Estudios Latinoamericano sobre Inseguridad y Violencia (CELIV), de la Universidad Nacional de Tres de Febrero en Buenos Aires, comparó los datos presentados por el Brennan Center con los de nuestro país. Cada preso en Argentina cuesta 20 mil dólares por año: “para llegar al nivel de encarcelamiento de Estados Unidos (600 por cada 100 mil) necesitaríamos el 1,5% del PBI argentino. Es imposible igualar esos niveles de encarcelamiento”. Agregó que la cárcel tiene cuatro objetivos: “castigo, readaptación, disuasión, e incapacitación. Entre el 50 y el 75% no cumple su condena y hay una alta rotación, salen rápido, lo que tiene implicancias en el delito”. La perspectiva de estar adentro de la cárcel en algún momento, hace perderle el miedo a la cárcel, y eso debilita al sistema penal En Latinoamérica sube el porcentaje de encarcelamiento y sube el robo. “El ladrón de autos es apresado, pero el negocio no desaparece”, remarcó Bergman. “Encarcelamos a las personas equivocadas. A los que son fácilmente reemplazables en la actividad criminal. La cárcel perdió el poder disuasivo, el crecimiento del secuestro y la extorsión en Latinoamérica se explica por el aprendizaje en las cárceles. Por eso incapacitar no resuelve”, agregó. Respecto de las cámaras de seguridad que se multiplican en los espacios públicos, Bergman sostuvo que “la clave no son las cámaras, sino el centro de monitoreo, si no procesan la información son como perro que ladra pero que no muerde”.

También intervino en el debate Sebastián Elías, Director de Posgrado del Departamento de Ciencias Jurídicas de la Universidad de Congreso y Profesor de Cátedra del Departamento de Derecho de la Universidad de San Andrés (Buenos Aires). Propuso analizar primero si lo que potencialmente funciona contra el delito es un instrumento válido en términos constitucionales ya que no toda medida efectiva contra el crimen es necesariamente respetuosa de los derechos fundamentales y la Constitución. Enfatizó la importancia de tener en cuenta los condicionamientos culturales de la persona que delinque desde el concepto de la cognición cultural, que explica la tendencia del individuo a creer que lo que su grupo de pertenencia considera bueno, lo es para él también.

Finalmente, se presentó Leonardo Filippini, Fiscal Federal y Subdirector del Centro de Estudios de Ejecución Penal de la UBA y profesor en la Universidad de Palermo. Filippini se preguntó si estadísticamente se puede sostener que la cárcel impacta en la disminución del delito. Remarcó que la investigación del Centro Brennan no analiza el tipo de proceso penal del encarcelado, ni los tipos de detención a los que se encuentran sometidos. En la misma línea, señaló que las teorías predominantes no se centran en el tipo de proceso penal. En tanto, hoy discutimos en Argentina la reforma procesal penal precisamente como herramienta mejorar la eficacia en la lucha contra el delito .

Esta conferencia debate se propuso como un espacio clave para generar los diálogos y la construcción de consensos que permitan diseñar estrategias de largo plazo para reducir el delito en el país y la región.

Lauren-Brooke Eisen

Lauren-Brooke Eisen

Conferencista

Consejera Senior, Centro Brennan, Universidad de Nueva York

Alejandro Razzotti

Alejandro Razzotti

Moderador

Director Ejecutivo, Diálogo Abierto

Francisco Piñón

Francisco Piñón

Palabras de bienvenida

Rector, Universidad de Congreso

Marcelo Bergman

Marcelo Bergman

Expositor

Director, Centro de Estudios Latinoamericanos sobre la Inseguridad y la Violencia (CELIV), Universidad Nacional de Tres de Febrero

Sebastián Elías

Sebastián Elías

Expositor

Profesor de maestría en Análisis Económico del Derecho, Universidad de Congreso y Profesor de Cátedra, Universidad de San Andrés

Leonardo Filippini

Leonardo Filippini

Expositor

Subdirector, Centro de Estudios de Ejecución Penal, Universidad de Buenos Aires y Profesor de Derecho, Universidad de Palermo

Seguí la conversación online usando #FuncionaContraDelito y siguiendo @dialogoAR

CONTENIDO ADICIONAL

Informe del Centro Brennan sobre las causas del descenso del delito (en inglés): What the Caused the Crime Decline? Informe realizado por  Oliver Roeder, Lauren-Brooke Eisen y Julia Bowling: AQUÍ